lunes, 28 de julio de 2014

Se cumplió el centenario de la Primera Guerra Mundial.

 No es costumbre mía redactar efemérides. Pero hoy se conmemoran 100 años del comienzo de la guerra que acabaría con todas las guerras. Y mi deseo es que estas lineas queden como recordatorio de este día. En el cual a lo lejos de ya un siglo cumplido los hombres sin mas miramientos que el cumplimiento para con el llamado de la patria, sacrificaron sus vidas en honor a sus convicciones. Nos perdimos de una generación que nos pudiese haber enseñado mucho, ya que estaba impregnada de aquellas buenas costumbres de la educación, la cultura y sofisticasion del siglo XIX. Que paso de las tertulias de la Belle Epoc, de la poesía y los teatros de opera, a tomar por asalto trincheras con pala en mano, dagas o hasta mazos con pinches al fiel estilo medieval. A comer ratas y vivir días y noches entre barro y cadáveres. Pero en fin algo nos dejaron: A ser valientes a seguir adelante a pesar de todas las cosas (no olvidemos que muchos pelearon las dos guerras y otros tantos sufrieron la segunda ya de mayores), nos hablaron de tolerancia como las tantas fotos de hombres de distintos bandos que se prestan ayuda, o la tregua de navidad, aquella que 1914 años después del nacimiento de nuestro señor, que mas grande significado halla tenido donde los enemigos dejan las armas para celebrar y mas tarde aprietan los dientes para tener que volver a matarse. Nos enseñaron de códigos y honor que cuando se quiere por mas que la matanza sea repugnante en la tierra, en los cielos todavía se guardan y respetan los códigos como nos enseño aquel inolvidable piloto del avión rojo y tantos otros que surcaron los cielos. Y nos dieron muestra de aquel nivel de cultura con todos aquellos poemas y relatos entre ellos el mas famoso "En los campos de Flandes".

 En fin nos dejaron un legado, algo para recordar y nunca olvidar, algo para transmitir para que la huella de estos tantos hombres, héroes, anónimos... perdure con el paso del tiempo. Yo hoy se los recuerdo a ustedes háganlo ustedes también por los que descansan en paz, por los que quedaron entre las amapolas en los campos de Flandes.


                                                                 Atentamente Emanuel.