lunes, 11 de noviembre de 2013

Si de la noche oscura el sonido del viento...




Si de la noche oscura el sonido del viento,
rompe el mortuorio silencio que en los campos a de reinar.

 Escucha, no es la tenue brisa,
son los pasos de aquellos que todavía parecen marchar.

 Y si en el día el sol gigante,
tras grises nubes se parece ocultar.

 Hoy no lo hace por desdén,
sino que frente a la feroz tenacidad de aquellos que orgullosos,
en su recuerdo ve sus estandartes enarbolar.

 Los que fueron fieros leones,
que con osada bravura vio la historia sus armas levantar.

 Aquellos que en Arrás, Ypres, Tannenberg, Galípoli, Isonzo y Verdún,
escucho sus voces acallar.

 Hoy sus rayos pálidos se tornasen,
el sol se oculta para poder llorar.

 Dedicado a la memoria de los caídos y veteranos de la Primera Guerra Mundial.


                                                           Nunca los olvidemos. 

                                                                                     Emanuel.